Llegada a Roma

Desde al aeropuerto al hotel cogimos un taxi, como éramos 4 nos salía más económico. Cuesta 40 euros, es tarifa única y te deja a la puerta del hotel.

El hotel está muy céntrico así que lo teníamos todo a tiro de piedra. Después de comer fuimos a ver El Panteón de Agripa y continuamos hacía la piazza Navona que estaba llena de gente. Había montado un pequeño mercadito con bastantes tiendecitas y algunas atracciones para los más pequeños.

Seguimos caminando y fuimos a buscar la plaza de España, con su preciosa escalinata y su bella fuente al pie de las escaleras.

De ahí paseamos por la calle de las lujosas tiendas, Via Condotti, hasta pararnos en la casa Ferrari.

Fue una primera toma de contacto de lo que sería nuestra estancia en la ciudad. Cenamos en uno de los restaurantes que existen detrás de la Piazza Navona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.