Qué ver en Munich

Salimos del hotel y dimos una vuelta por la zona universitaria, era domingo y no había mucho ambiente de estudiantes.

Subimos al metro dirección MarienPlatz, donde desayunamos. MarienPlatz es el centro de la ciudad. En la plaza se distingue un impresionante edificio, es el nuevo ayuntamiento (Neues Rathaus), que data del siglo XIX. En la planta baja de este edificio se encuentra una oficina de turismo muy útil para los viajeros.


El carrillón de la torre, conocido como Rathaus-Glockenspiel, es la principal atracción de la plaza, a las 11:00 y a las 17:00 se pone en funcionamiento y empieza la danza de la tonelería. Se llena la plaza de turistas mirando hacia arriba.


Detrás del Ayuntamiento se encuentra la Iglesia de Nuestra señora (Munich Frauenkirche). La iglesia bávara de la ciudad. Uno de los edificios más importantes, considerado un símbolo en la ciudad. Destacan sus dos torres con sus características cúpulas.


Dejamos el centro y tomamos el metro en dirección al estadio olímpico de Munich. Nada más salir del metro nos encontramos la fábrica de BMW.

Nos olvidamos de los coches por un rato y nos dirigimos directos a la Torre Olímpica, el precio para subir son 5,5 euros, pero desde arriba y con un día tan bueno como el que había salido, las vistas eran impresionantes.


El recinto Olímpico es perfecto para pasar un día tranquilo, hay un lago y una gran explanada donde disfrutar del buen tiempo. Pero eso para los que vivan allí, para los que vamos de visita pocos días, tenemos aún cosas por ver.

A la fábrica BMW no entramos, pero existe enfrente un edificio muy moderno con una exposición de coches BMW que si visitamos, la entrada es gratuita.


Subimos otra vez al metro y nos dirigimos al jardín inglés (Englischer Garten). Bonito lugar para pasear a pocos minutos del centro. Llegamos hasta la Torre China, que estaba llena de gente y desde donde una banda de música amenizaba al personal. Nos tomamos tranquilamente unas cervezas, aprovechando el buen tiempo que hacía. Si el tiempo acompaña es un lugar de la ciudad que hay que visitar.


Volvimos a Marientplatz y siguiendo Neuhauser Straße, llegamos a Augustiner Restaurant, donde comimos muy bien.


Después de comer dimos un paseo por el centro, vimos la Iglesia de San Lucas y llegamos hasta Isartor, una de las puertas de la ciudad.


1 comentario:

  1. De las varias guías que he ojeado, esta me parece la más adecuada; por amplio y completo el recorrido.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.